fbpx

Intentar resumir las tendencias de esta primavera/verano 2020 es poco menos que pretender reescribir El Quijote… sería interminable.

Además, corro el riesgo de matarte de aburrimiento, porque te sonaría a lo de siempre. A más de los mismo.

Pero esa es la realidad. Se vuelve a llevar todo. Todo lo que has visto o llevado el año pasado, el anterior, el otro y el otro.

No tienes más que darte una vuelta virtual por cualquier tienda para comprobarlo.

▶Todos los colores.

▶Todos los estampados.

▶Todos los estilos.

Si te pusieras cualquier prenda de las que ya tienes, nadie podría tacharte de rancia o de meter la mata.   

Cada vez estoy más convencida de que la verdadera tendencia, lo verdaderamente novedoso de la moda en los últimos años, más que un corte, un color, un estampado… está en las combinaciones.

  • En mezclar prendas muy elegantes con otras absolutamente informales.
  • Lo femenino con lo masculino.
  • Colores prohibidos.
  • Estampados imposibles.  

En resumen, un mix&match por el que hace una década te hubieran tachado de hortera, falta del más mínimo sentido estético o elegancia y que hoy, paradojas de la vida, son el santo y seña del estilo.

No obstante, después de escarbar un rato, me doy cuenta de que siempre hay detalles a lo que poder agarrarte para hablar de novedades.

Novedades con las que aportar algo de frescura a tu imagen y dar un aire actual a tus básicos o fondos de armario.

Porque no te engañes, una vez que sales del universo de Instagram y dejas de alucinar y envidiar los estilismos espectaculares que lucen las influencers, te das cuenta de que lo que realmente te resuelve el vestuario cada día son prendas mucho más corrientes y funcionales.

A las que, por supuesto, siempre puedes imprimir algo de estilo, carácter y sofisticación con esas novedades.

Así que vamos con ellos.

El morado y sus derivados.

Pantone predijo que sería el classic blue el color de esta primavera.

Pero las tiendas no se han conformado con el azul y te ofrecen múltiples opciones.  

Entre ellas el morado. Un tono a medio camino entre el magenta y el azul cian que transmite elegancia, sofisticación, creatividad, misterio y cierta extravagancia.

Junto a él, todos sus derivados: lila, violeta, cardenal, purpura…

Si no quieres llamar mucho la atención, combínalo con neutros.

Si lo que buscas es un look rompedor, cualquier color intenso le irá como anillo al dedo.

Traje de chaqueta corto.

Vuelven a ser un clásico reinventado del que te hable largo y tendido aquí.

Pero este año la opción más innovadora es combinarlo con bermudas o pantalón corto.

Nada te impedirá conseguir un look formal, incluso de trabajo o evento, si lo combinas con el calzado adecuado.

Prendas drapeadas.

Aportan sofisticación y elegancia a tu imagen, pero además son perfectas para lucir una silueta más estilizada. Todo es cuestión de jugar con ellos estratégicamente.

En la zona del abdomen ayudan a disimular la tripa.

Si tienes mucho pecho y quieres camuflarlo, elige un vestido o blusa cruzado con el trapeado a la altura de la cintura.

Y si lo que quieres es lucir más lolas, sitúalo justo encima del pecho.

Sandalias Thong con tacón Floss.

O lo que es lo mismo: cholas sofisticadas y llevaderas.

No son más que unas chanclas de tiras, como las que has llevado a la playa toda la vida, con un tacón ni muy alto ni muy bajo, ni muy fino ni muy ancho.

Sus versiones:

Con o sin cuerdas para atar alrededor del tobillo o la pantorrilla.

Y su puntera más o menos cuadrada.

Dan origen a otras dos tendencias:

La de atarlas por fuera de las perneras del pantalón.

Y la del calzado de punta cuadrada, poco favorecedor para mujeres bajitas, con piernas gruesas o pies anchos.

Crochet, Acolchado y Pouch.

Hablando de bolsos y dependiendo del momento y el tipo de look que quieras conseguir tienes 3 opciones.

Los de chochet son la alternativa original al eterno cesto o capazo de mimbre.

Los acolchados, en múltiples tamaños y descendientes directos de Chanel, para diario, tanto si vas a la oficina como para hacer cualquier recado. Y

Los Pouch, como cartera de mano o clutch para eventos y ocasiones especiales.

Ahora ya solo es cuestión de que te decidas por las propuestas que mejor se adapten a tu estilo y tus necesidades y las combines entre ellas o con cualquier otra prenda de temporadas anteriores.

Con un poco de imaginación y combinando con acierto, verte estilosa y actual cada temporada es pan comido.

¿Hay alguna tendencia que te haya sorprendido especialmente esta temporada?