¿Me atrevo o es demasiado para mí edad? ¿Actual o ridícula?

Cuántas veces te habrá asaltado la duda ojeando en alguna revista de moda o internet las tendencias de temporada.

Nos pasa a todas.

Estas en una edad en la que quieres verte juvenil y atractiva pero te da miedo pasarte de la raya y dar pena.

Parece que la moda no piensa más que en mujeres de 20/30 años con cuerpos en forma y que lo tienen todo en su sitio.

Cuando lo cierto es que por muy bien que te conserves en cuanto pasas la barrera de los 40 todo empieza a desparramarse y aunque tu cuerpo quepa en una prenda lo que no cabe es tu sentido común.

Algo en tu interior te dice que si… pero no.

Y eso a pesar de los motivadores piropos de la dependienta del probador…

“Te queda bien para tu edad » o

“Otra señora como tú se lo ha llevado”

Comentarios que no sabes si tomarlo como un cumplido o cortarte las venas directamente.

Tu edad no determina qué te puedes poner y qué no

Aparte de kilos, arrugas y sofocos, la edad te da experiencia y confianza suficiente como para tener cada vez menos en cuenta la opinión de los demás y seguir tu propio instinto…

Si a la hora de vestir te dejaras llevar por:

Los estilismos de las famélicas modelos de pasarela.

Los looks de las bloggers e intagramers en busca de su minuto de gloria.

Los listados absurdos sobre lo que puede o no llevar una mujer de tu edad.

No saldrías de los vaqueros y el traje de chaqueta.

Te verías rancia y aburrida.

Y te estarías perdiendo la posibilidad de incorporar a tu vestuario prendas y tendencias que reflejan bien tus sentimientos y personalidad.

Que algo se lleve no significa que te lo tengas que poner pero animarte a probar tendencias nuevas te permite:

Refrescar tu imagen.

Actualizar prendas de tu fondo de armario.

Descubrir nuevas versiones de tu propio estilo.

Combinar o el arte lucir con estilo cualquier tendencia a cualquier edad 

Sabes que cuando más a gusto y segura te sientes es cuando te ves reflejada en tu imagen.

Y sabes también que dependiendo de cómo combinas una prenda consigues un look…

Más o menos formal.

Más o menos clásico.

Más o menos estiloso.

Un look 100% tú, en el que te sientes cómoda, segura y feliz.

Las tendencias además, por muy disparatadas que se presenten tienen siempre su versión más comercial, es decir, más ponible con la que sin duda consigues tu objetivo:

Colores neón o fluor

Asomaron tímidamente la cabeza durante la temporada invernal pero es ahora cuando están por todas partes.

Aunque parece que el rosa, amarillo y verde son los más aclamados lo cierto es que prácticamente cualquier tonalidad tiene su versión neón.

A su favor:

Rejuvenecen y alegran cualquier look.

Sientan genial con el bronceado.

En contra:

Aportan volumen.

Como siempre, tu tienes la última palabra…

Puedes apostar por un total look en cualquier color, combinar 2 tonalidades neón complementarias, mezclar un neutro con un neón y por último, bastante menos comprometido, reservarlo para los complementos.

Todo dependerá de tus gustos y atrevimiento.

Importante: actúa como captadores de imagen así que evítalos sobre las partes de tu cuerpo que quieras que pasen desapercibidas. 

Tie Dye

¿Te acuerdas de las camisetas desteñidas que hacías en los campamentos de verano? pues eso es el Tie Dye.

El estampado más típico de los 70´s e icono hippie por excelencia.

Lo bueno de la tendencia es que viene de fabrica en 2 versiones:

La original, genuina e informal perfecta para looks casual.

La descafeinada, bastante más elegante y ponible y bastante más recomendable cuando el objetivo es armar un look sofisticado.

Pantalones ciclista

Otra de las tendencias que tanto éxito tuvo en los 90´s y que la industria de la moda ha recuperado esta vez sin actualizar.

Rebusca en tu armario que igual entre tanto cadáver aparece un ejemplar de aquellos años en los que tu juventud te permitía atreverte con todo.

Si trabajas en un despacho de abogados o en un banco quizá no sea el look más profesional pero si la tuya es una profesión creativa ¿porqué no?

Cierto es que las rodillas son un punto casi siempre crítico, con los años aún más, pero dos trucos a tu favor:

Alarga el largo de la pernera hasta justo la rodilla.

El moreno hace que todo luzca mejor así que a falta de bronceado alguna crema autobronceadora es una buena aliada.

Para el día lo puedes combinar con deportivas y camiseta o bluson y conseguirás un look informal.

Para la noche o un look sofisticado la apuesta es clara… sandalia de tacón o Kitten heel (el tacón de moda) y americana… ¡Todo un acierto!

¿Con cuál te quedas?

Es posible que ahora mismo estés pensando «esto no es para mi »  pero date tiempo…

Con el tiempo, el cruzarte cada día con ella por la calle y sobre todo al comprobar que combinada con acierto incluso la tendencia más extremada  tiene una versión estilosa que puede encajar perfectamente en tu estilo, igual cambias de opinión y te animas al menos a probar.

Estoy deseando saber por cuál de ellas vas a empezar.

 

Pin It on Pinterest