Las rayas me pierden.

No importa en qué época del año estemos… yo siempre encuentro un motivo para llevarlas.

Dan dinamismo a mi aspecto, aportar anchura a mis caderas, suavizar la amplitud de mis hombros.

Da igual que se trate de rayas horizontales o verticales. ¡Las rayas siempre tienen su momento!

Y son aptas para todas las siluetas. El secreto está en saber usarlas.

Así que ahora que la primavera está a la vuelta de la esquina y se convierten en el estampado estrella del verano voy a darte algunas pistas para que sepas cuales son las más adecuadas para ti.

Va siendo hora de romper con falsas creencias como que las rayas engordan o adelgazan.

Ni una cosa ni la otra. Todo depende de cómo sean, horizontales o verticales, de cuál sea su grosor, de dónde te las pongas…

¡No te rayes con las rayas!!

Efectivamente las rayas verticales producen el efecto óptico de alargar la silueta… y las horizontales de ensancharla.

Pero para que las primeras cumplan esa misión deben ser estrechas. Si son verticales pero anchas el efecto se neutraliza.

Si están muy separadas unas de otras ocurre lo mismo.

Y si además la prenda de rayas en cuestión te queda demasiado estrecha no solo producirá el efecto contrario, ensanchar, además deformará tu silueta.

Además están rayas con formas sinuosas o curvas que aportan redondez.

Junto al efecto físico, las rayas producen igualmente un efecto psicológico. Exactamente igual que los colores.

Las verticales transmiten seriedad, distinción y estatus. Las horizontales seguridad y determinación. Las curvas cercanía y dulzura.

Una raya para cada silueta

Reloj de Arena

Aunque habrás oído cientos de veces que puedes ponerte lo que te de la gana no es cierto.

Si eres bajita un vestido de rayas horizontales te restará ópticamente altura haciéndote parecer todavía más baja.

Si estas rellenita evita las horizontales y curvas. Ensanchan y te aportan redóndez.

Las verticales son tus mejores aliadas.

Debes evitar igualmente crear desproporciones entre la parte superior e inferior de tu cuerpo.
Rayas 1

Triángulo

Si esta es tu silueta te favorecen las rayas horizontales en las prendas superiores pues aportan amplitud en la zona del torso, hombros, pecho…

Y para suavizar caderas, muslos, culete… rayas verticales en faldas y pantalones.

Triángulo invertido

Justo al contrario que en el caso anterior.

Verticales y escote en V en blusas, camisetas, jerseys.

Y horizontales en prendas inferiores.

Columna

Tienes una silueta muy angulosa, poco sinuosa con lo cual las rayas curvas y onduladas son perfectas para ti.

Por supuesto que puedes llevar verticales si quieres lucir más alta.

O las horizontales para ganar algunos kilillos si ese es tu objetivo.

Oval

Tienes un cuerpo sinuoso y muy femenino pero muy probablemente tiende a la redondez…

Mi consejo es que para lucir más esbelta apuestes por las rayas verticales.

Lo más probable es que después de leer estos consejos estés pensando que tienes que deshacerte de unas cuantas prendas de rayas que tienes en el armario. No necesariamente.

Recuerda que existen trucos para compensar y minimizar el efecto de todas ellas.

Yo las pongo en práctica a diario.

Tengo una camiseta a rayas azules y blancas que me chifla… a pesar de no ser precisamente la más adecuada para mi silueta triángulo invertido.

Me la suelo poner con un blazer azul marino sin abrochar.

De esta forma la línea vertical que genera la abertura del blazer neutraliza la horizontalidad de las rayas de la camiseta.

En los días más calurosos de verano sustituyo el blazer por un collar finito largo o algún fular largo y ligero. Consigo el mismo efecto pero sin sudar la gota gorda.
Rayas 2

¿Qué me dices ahora?

¿Te animas con las rayas esta tempora?¿Sabes cuales son las que más te favorecen?
[br top=”10″]

Un abrazo.
Firma personalizada
[br top=”25″]
banner ebook 2

[br top=”40″]

Pin It on Pinterest