Esto otoño/invierno las prendas grandes, excesivamente grandes en ocasiones y desestructuradas están de moda. Son las llamadas prendas oversize.

Abres una revista y te encuentras a Adriana Lima vistiendo un jersey de punto que le llega a la rodilla y que perfectamente podría llevar como vestido.

Te asomas a instagram y no hay famosa que se precie que no lleve unos pantalones que parecen de su chico.

Las tiendas están a rebosar de abrigos o chaquetas en los que podrías caber dos veces pero que la dependienta te asegura que es tu talla.

Yo misma les he intentado dar una oportunidad incluso sabiendo que ese tipo de prendas ni van con mi estilo ni me quedan bien.

Bajo mi punto de vista se trata de una tendencia muy complicada de llevar salvo que estés delgadísima y tengas una altura considerable.

E incluso en ese caso tienes que andar con pies de plomo si no quieres lucir una imagen poco favorecedora.

Tendencia oversize

Sin embargo muchas mujeres confundidas con la idea de que las  prendas sueltas, grandes y holgadas son el mejor recurso para disimular los kilos se han dejado arrastrar por ella y han acabado pagando las consecuencias…

Porque aunque en moda no hay nada prohibido, ni nada obligatorio, lo que todas queremos es vernos estupendas… y hay tendencias que nos lo ponen realmente difícil.  La oversize es una de ellas.

Obviando lo evidente: que la ropa grande aporta siempre kilos que no tienes, las prendas oversize presentan otras cuantas “contraindicaciones”:

Esconde tus formas femeninas

Da igual que tengas una silueta sinuosa y curvilínea o angulosa y recta, la ropa amplia y holgada oculta tus formas, muchas o pocas y te da un aspecto poco femenino, excesivamente cuadrado… ¡de cajón!

Quizá consigas disimular la parte que quieres pero también esconderás muchas otras y resultado final será todavía más desalentador.

Deforman tu silueta

O andas con pies de plomo a la hora de combinarlas o corres el riesgo no solo de que tu silueta pierda sus formas sino de hacer más evidentes aun tus defectos.

Si tienes la espalda ancha, mucho pecho o poca cintura, evita los jerséis, chaquetas o camisas oversize.

Si eres ancha de caderas, tienes culete o mucha tripa, huye de las faldas y pantalones excesivos.

Roba altura

Lucir estilizada y esbelta tiene poco que ver con tu peso, talla o figura. Es una cuestión de equilibrio entre las líneas, volúmenes y formas de tu cuerpo y las de las pendas que llevas puestas.

Si te decides por una prenda oversize procura mantener la armonía entre todos estos aspectos.

Te hacen parecer mayor

Con la edad y los cambios hormonales es muy normal que incluso sin engordar un gramo tu silueta pierda definición: la cintura ya no esta tan marcada, el pecho tiende a caer…

Para evitarlo, al menos ópticamente, necesitas prendas que entallen tu silueta sin apretar, le aporten estructura y mantengan tus formas femeninas a raya y las oversize son las menos indicadas.

Te resta elegancia

Las prendas grandes, sueltas y desestructuradas aportan, inevitablemente apariencia de dejadez y cierto abandono.

Cuando se trate de una ocasión informal pueden no desentonar pero están fuera de lugar en eventos formales.

Tendencia oversize

Pero como en la vida no hay nada blanco ni negro incluso esta tendencia tiene su parte positiva.

Si conoces bien tu cuerpo, tienes claro cómo es tu silueta y sabes qué quieres resaltar de él, las prendas oversize también pueden ayudarte a lucir una figura más equilibrada y disimular ciertos defectillos.

 Algunos ejemplos…

Las siluetas triangulo invertido pueden verse favorecidas con un pantalón oversize.

Las triangulo con camisas, jerseys o chaquetas siempre y cuando no sean demasiado largas.

Los brazos gruesos quedan bien disimulados bajo blusas de mangas amplias.

En cualquier caso recuerda que en moda menos es siempre más así que nunca combines 2 prendas over en el mismo look.

¿Qué te parece esta tendencia? ¿Te has comprado alguna prenda oversize esta temporada?

 

Pin It on Pinterest