Sus virtudes ya las conoces, las propias de cualquier prenda de “fondo de armario”

  • Siempre se lleva
  • Combina con todo
  • No pasa de moda
  • Te saca de mil apuros
  • [br top=”20″]

    Y sin embargo muchas me decís que no sois capaces de combinarla más que con:

    A. Un traje de chaqueta cuando el objetivo es lograr un look serio, formal y profesional para ir a trabajar.
    Camisa pantalón
    B. O con unos vaqueros cuando no sabes que ponerte y necesitas un look de primeros auxilios (sencillo, que no te compromete y con el que aciertas seguro)

    C.????

    ¡Y de eso nada!

    Por muy sosa, básica e incluso aburrida que te parezca tu camisa blanca camisera puede convertirse en la prenda más chic, elegante y original de tu armario.

    La pieza clave que eleve a extraordinario el look más plano.
    Camisa ceremonia
    ¿Cómo?

    Ya lo sabes… ¡cuestión de mix and match!

    Y de cómo la lleves, arremangada, cuello hacia arriba, por dentro, por fuera, anudada….

    En función del look que quieras lograr deberás tener en cuenta su textura.

    Seda, crep, organza… son perfectos para looks ceremoniosos, elegantes y sofisticados.

    Si lo que pretendes es un look más informal y cotidiano, el algodón, lino o poliéster son los más adecuados.
    Camisa casual
    Estoy segura que cualquiera de estos looks que he seleccionado te servirá de inspiración y te dará estupendas ideas para que consigas sacar mucho más partido a tu camisera blanca.

    Cuentame…

    ¿Cómo la combinas tú? ¿Cuál de estas combinaciones te ha sorprendido más?¿Se te ocurre alguna otra?

    [br top=”10″]

    Un abrazo.
    Firma personalizada
    [br top=”25″]
    banner ebook 2

    [br top=”40″]

    Pin It on Pinterest