Qué soy una apasionada de los complementos no es ninguna novedad.

He tenido épocas en las que los he llevado grandes y espectaculares, otras mucho más pequeños y discretos y en ocasiones los he reducido al mínimo… todo en función de la etapa de mi vida por la que pasaba y de mi estilo, pero jamás he prescindido de ellos.

Recuerdo que hace 6 años fui a 4 bodas con el mismo vestido. Exactamente el mismo vestido azul noche de Roberto Verino que me había comprado para otra ceremonia un par de años antes y que no solo había llevado una vez.

Me gustaba un montón, me veía estupenda con él pero no había tenido ocasión de lucirlo más así que como no estaba dispuesta a comprarme nada nuevo, ni caro o barato, decidí recurrir a los complementos que siempre te hacen buen papel.

Dos de esas bodas fueron de día, las otras de noche. En algunas de ellas coincidimos muchos de los mismos invitados, en otras menos pero en ninguna mi look fue el mismo… los complementos se encargaron de que no lo fuera.

Y yo feliz de rentabilizar un vestido que estaba nuevo y que en su día me costó su dinero.

NUEVAS PROPUESTAS

Como cada temporada, la pasarela se llena de propuestas de moda y junto a las prendas de vestir los diseñadores muestras igualmente cientos de opciones de complementos.

Casi siempre son tan estrambóticos, estrafalarios y excéntricos como poco  prácticos, con lo cual cumplen su papel de llamar la atención en el momento del desfile pero se acabó.

Resulta complicado salir a la calle con la cabeza cubierta con la máscara de Badman,  una corona como la que le regalan a tu hijo en el Burger King el día de su cumpleaños o un bolso con forma de sartén.

Pero esta temporada otoño invierno, para mi sorpresa, nos hemos encontrado con propuestas en complementos bastante sensatas.

De las que te puedes poner cualquier día, para ir a cualquier sitio y sin llamar la atención marcas diferencias.

Y lo mejor es que esta primavera es cuando realmente van a triunfar así que por si no te has percatado todavía te cuento de qué se trata y cómo llevarlos a diario. Verás que no es nada complicado.

Me refiero en concreto a dos: Los cinturones y las horquillas.

LOS CINTURONES

Este otoño han abandonado su papel de secundarios para convertirse en los auténticos protagonistas del look.

Tienes dos opciones para elegir:

Opción 1

Manteniendo su ubicación tradicional, metido entre las trabillas del pantalón o la falda y desempeñando su cometido, ajustar la prenda y evitar que se deslace.

Los modelos estrechos con hebilla XXL, grande, llamativa, dorada, rompedora están triunfado.

El único pero a esta propuesta es que la hebilla llama tanto la atención que se convierte en un auténtico captador de imagen atrayendo las miradas sobre la tripa.

Si puedes presumir de vientre plano… ¡Fantástico! pero si como yo encuentras siempre la coartada perfecta para dejar los abdominales para otra ocasión quizá no sea lo más recomendable.

Horquillas tendencia

Opción 2

Personalmente la encuentro más original, estilosa y sin duda alguna mucho menos peligrosa para las que ya marcamos “curvita de la felicidad”

Se trata de llevar el cinturón por fuera, por encima de las americanas, abrigos e incluso capas y ponchos.

Como ya comenté en mi post sobre cómo mejorar tu look con complementos, basta llevarlos de forma distinta o darles un uso diferente al habitual para que tu imagen resulte mucho más sofisticada y glamurosa.

Además es un recurso genial si tienes la cintura poco marcada o una silueta demasiado angulosa como la columna o triángulo invertido… conseguirás  aportar sinuosidad y feminidad a tu silueta.

cinturones sobre chaquetas

HORQUILLAS

Si me sigues por instagram quizá recuerdes que el septiembre pasado me volví loca buscando horquillas.

No cualquier horquilla sino algo un poco especial. Que pudiera llevar a una boda de tarde en Sevilla. Tengo la cabeza pequeña buscaba algún complemento que completará el look.

Las pamelas no van con mi estilo y para una boda de tarde tampoco eran apropiadas. Los tocados tampoco acaban de convencerme así que se me ocurrió lo de las horquillas pero me resultó realmente difícil encontrar lo que buscaba… este año están por todas partes.

Hay tantos diseños y en tantos tamaños que son absolutamente llevables en cualquier ocasión y no cabe duda de que aportaran un plus de estilo a tu peinado y tul look.  

Me parecen además una opción más que recomendable para cualquier evento de la próxima primavera. Boda, bautizo, graduación, comunión…

Olvídate de los peinados rocambolescos, de los tocados y pamelas que no te pondrás más que una vez y elige unas horquillas bonitas y originales.

Un peinado sencillo y un par de horquillas bien puestas es todo lo que necesitas para estar espectacular.

Horquillas gucci

Ya ves que un buen complemento no solo es capaz de transformar un look básico y corriente en extraordinario. También son una alternativa más que asequible para dar un aire renovado y actual a tu imagen.

¿Cinturón u horquilla? ¿Cuál de estas dos opciones se adapta más a tu estilo? ¿Con cual piensas estrenarte?

 

Pin It on Pinterest