¿He leído correctamente?

¿Vestir bien gastando poco dinero en la misma frase?

Pues sí, aunque te parezca incompatible es una realidad al alcance de tu mano.

Y no solo eso.

Además es bastante más sencillo de lo que piensa.

¿Dónde está el truco, Maqui? Te estarás preguntando.

Y la verdad es que no lo hay.

Se trata simplemente de organizarte y planificar.

Y especialmente de tener claro el significado de vestir bien, así que vamos a empezar por ahí

¿Qué es vestir bien?

Independientemente del gusto y el estilo de cada persona, que es una cuestión subjetiva, muy particular y que en gran parte responde a la experiencia y educación de cada cual.

Vestir bien es algo tan simple como encontrar el punto en dónde coincide lo que te favorece y te hace sentir atractiva con la imagen en la que te ves reflejada, en la que te sientes tú.

Obviamente esa imagen es distinta para cada una de nosotras pero en lo que si estarás de acuerdo conmigo es en esa necesidad de sentirte cómoda y a gusto tanto física como mentalmente con tu aspecto.

¿Me equivoco?

Y eso nada tiene que ver con

  • Tener un cuerpo 10
  • El armario hasta la bandera
  • Ropa cara y de marca de lujo.

No tiene ni siquiera que ver con lo que te gusta y se lleva.

Naturalmente ese sentirte a gusto implica que tu look sea el indicado al momento y lugar.

¿Hasta aquí de acuerdo?

Vamos entonces a ver cómo hacerlo con poco dinero.

Como te decía hace un momento

Triunfar con tu imagen y hacerlo con poco dinero requiere de cierta estrategia.

Poner en práctica una serie de fórmulas que aisladamente funcionan pero que combinadas marcan la diferencia.

Fórmulas para gastar poco y vestir mejor

Revisa tu armario

Estoy segura de que tienes en el armario prendas bonitas, de tu talla, que te queda bien pero que sin embargo no te pones y no sabes muy bien por qué.

Prendas que con un pequeño retoque (acortando el largo, entallándolas, cambiándoles los botones o suprimiendo el interior del bolsillo) te sentarían mucho mejor.

Y que combinadas de forma distinta aportarían un toque actual y juvenil a tu imagen.

No compres nada que no te vayas a poner

Parece obvio pero ¿Cuántas veces te has comprado alguna prenda simplemente porque en alguna revista has leído que es un básico, un imprescindible fondo de armario o absolutamente tendencia?

No tiene sentido que acumules en el armario prendas que no van con tu estilo o no se adaptan a la vida que llevas hoy.

¿Cuándo te vas a poner un taconazo si te pasas la vida en el parque o corriendo detrás de tus hijos?

¿Cuándo te vas a poner una falda lápiz si eres ancha de caderas o con lo que realmente te sientes a gusto es con los pantalones?

La ropa tiene que adaptarse a ti, no tu a ella.

Elige bien dónde comprar

Actualmente tanto las cadenas low cost como las marcas de lujo fabrican en china y otros países asiáticos y muchas veces la diferencia de precio de una prenda no la determina la calidad sino la marca.

Asegúrate de no estar pagando de más por algo que en podrías adquirir por mucho menos en una gran cadena o incluso en la sección de oferta de unos grandes almacenes.

Ten en cuenta además que existen distintas categorías de tiendas low cost e incluso dentro de estas, distintas calidades.

En ambos casos evita siempre las más baratas.

Comprar on line

Es una práctica cada vez más generalizada y habitual y aunque es cierto que tiene sus inconvenientes:

  • No te puedes probar en el momento
  • No puedes apreciar la calidad
  • No tienes a una profesional que te ayude y asesore

También es cierto que siempre puedes encontrar prendas de calidad a muy buen precio.

No desprecies los outlet

Por mucho que te quieran hacer creer lo contrario la moda no pasa de moda tan rápidamente.

¿Recuerdas algún verano que no se hayan llevado los cuadros, las flores o la rayas?

Es cierto que pueden cambiar el diseño o la forma de combinar una prenda pero lo que te sienta bien siempre está de moda y en los outlet vas a poder adquirir prendas de otras temporadas muy rebajadas.

Mix&Match

O lo que es lo mismo, llevar lo de siempre de otra manera.

Sé que soy muy pesada pero es cierto, todo vale para todo. La clave está en saberlo combinar.

Dudas, te falta ideas o necesitas ayuda, en este blog tienes un montón de propuestas en las que inspirarte y sino sígueme en instagram, publico a diario ideas que te servirán de gran ayuda.

De todas formas ten en cuenta que a combinar se aprenden combinando.

Lógicamente al principio te costará un poco y puede que en alguna ocasión metas la pata. No  pasa nada.

Lo que si te recomiendo es que para hacer experimentos no elijas un día en el que te juegues nada: una entrevista de trabajo, una primera cita, la boda de tu hijo…

De resto, adelante.

Lo peor que te puede pasar es que no te convenza y no vuelva a repetir.

Cuida tu ropa

Da igual que te haya costado un dineral que 3 duros.

La ropa cuidada siempre tiene mejor aspecto y dura mucho más así que a la hora de lavarla, tenderla, plancharla y guardarla trátala con cariño y cuidado.

Invierte en complementos de calidad

Quizá no tengas presupuesto para comprarte una prenda de lujo pero si para un complemento de calidad que sin duda elevará la categoría de tu look.

Un buen bolso o un buen par de zapatos, un collar o pañuelo bonito son piezas fácilmente combinables con cualquier prenda básica y sencilla y sin duda una buena inversión.

Y por último y no por ello menos importante, siempre, siempre, siempre

Haz una lista de la compra

Exactamente igual que si fueras al supermercado.

De esa forma, además de no perder el tiempo buscando no sé qué, evitarás comprar prendas que no necesitas o son parecidas a las que ya tienes en el armario.

¿Cómo lo ves ahora?

¿Crees que es factible vestir bien sin gastar mucho? Quizá conocías ya estas tácticas e incluso las has puesto en práctica pero no has conseguido resultados.

Recuerda que saber cómo eres y qué quieres transmitir es el primer requisito para vestir bien con mucho o con poco dinero.

 

Pin It on Pinterest