Ya sea porque los tienes regordetes o porque has pasado esa edad crítica en la que todo empieza a descolgarse, sientes la necesidad de ocultar de tus brazos.

Y la tarea, complicada en invierno… ¡Qué difícil es encontrar un vestido bonito, estiloso, sexy y con mangas en diciembre! se vuelve casi misión imposible en verano con este calor.

Porque por mucho que suban las temperaturas, que las vacaciones se presten a cierto desorden y relajación en el vestir, que las tendencias traten de imponer su ley… tu quieres verte estupenda siempre y sabes perfectamente que te sienta bien y a qué debes renunciar.

A mí me pasa lo mismo, a pesar de que me mantengo delgada y en forma los años son inevitables, y como no tengo la voluntad de Madonna para pasarme el día en el gym haciendo pesas ¿Como piensas si no que logra esos brazos tonificados, fibrosos y tersos a los 56? recurro a las prendas de vestir, mi mejor aliado, para disimular esa piel flojucha que se empeña en danzar a su libre albedrío en el momento menos oportuno.

Lo cual no significa que tenga que tenga que huir de los tirantes o llevar manga larga todo el año pues estaría limitando, sin necesidad, mis compras, estilismos y asfixiarme de calor estos días.

Por eso voy a compartir contigo mis trucos para…

Disimular los brazos cuando hace calor

Estoy segura de que, lamentable e inexorablemente, en algún momento te servirán de inspiración…

1. Y fundamental. Las obsesiones no tienen cabida en esta página así que aunque tengas unos brazos regordetes o flácidos y poco tonificados, el objetivo de localizar las debilidades de tu cuerpo no es que te quiten el sueño si no tenerlas bajo control cuando la ocasión lo requiera.

Así que no dejes que tus brazos te amarguen la vida y siempre que no se trate de un evento importante ponte lo que te pida el cuerpo.

En definitiva, elige el momento para llevar tops, camisetas o vestidos sin manga o tirantes… no vayas a meter la pata en una entrevista de trabajo, cena especial con tu pareja, boda de tu sobrino o en cualquier evento señalado en el que te gustaría y necesitas estar divina de la muerte.

2. Ponte mangas… Sin duda el mejor recurso.

Pero no te equivoques, no estoy hablando de manga larga.

Por suerte la moda te ofrece multitud de posibilidades elegantes, estilosas y actuales en lo que a mangas se refiere. Aquí tienes algunos ejemplos:

Manga murciélago. Tienen la sisa muy ancha bajo el brazo y se estrechan en la muñeca. Salvo que tengas los brazos cortos o seas muy bajita puedes vestirla sin problema.

tipos de manga

Manga mariposa. Se trata de una manga corta que se va ampliando a partir del hombro. Su longitud es varia en función de los gustos y las necesidades. En el caso que nos ocupa lo recomendable es que llegue aproximadamente hasta el codo.

Tonificar brazos

Manga obispo. Lleva la parte superior ceñida y la inferior con vuelo. El puño puede fruncirse con o sin goma según tus preferencias.

Ocultar brazo

Manga campana. Como su propio nombre indica tiene forma de campana, más estrecha en el hombro y ancha a la altura de la muñeca.

Manga campana

3. Ponte un prenda con tirantes o sin mangas y cúbrela con otra con mangas.

Lo más obvio y fresco para el verano es recurrir a rebecas o chalecos.

Los boleros están completamente pasados de moda y las americanas y blazer son una buena opción para el invierno pero muy calurosas, al menos para mí, en esta época del año.

Los kimonos son propuestas mucho más actuales e igualmente prácticas.

Y un fular ancho, un chal o una phasmina cubriendo la parte superior de tus brazos también puede funcionar aunque a mí me resultan un poco más incómoda.

Tanto unas como otras las encontrarás en tejidos súper frescos y con cortes como los que te he comentado en el punto anterior.

4. Recurre a las transparencias y lo tejidos calados.

Un top, una blusa, una túnica confeccionada en un tejido transparente, lencero o incluso en punto de algodón muy calado pueden dar a tu estilismo un toque elegante, juvenil y divertido y mantener tus brazos ocultos.

Brazos gordos

Como puedes comprobar en todas las fotos que te dejo las posibilidades son muy variadas, aptas para cualquier tipo de evento y figura.

Además puedes lograr looks formales y minimalistas, absolutamente casual o más atrevidos y arriesgados combinando colores, texturas y cortes… Tú tienes la última palabra.

¿A qué no era tan difícil?

[br top=»25″]
banner ebook 2

[br top=»40″]

Pin It on Pinterest