Lo reconozco, a mi también a veces me asaltan dudas.

Sé perfectamente qué colores son los que más me favorecen.

Qué cortes y tejidos los que me mejor me sientan.

Y qué prendas las que van con mi estilo y con mis necesidades.

Como te contaba la semana pasada, jamás me dirijo a la caja sin antes someter a cualquier prenda o complemento a este interrogatorio de 3º grado.

Sin embargo en ocasiones no estoy segura de si lo que estoy a punto de adquirir esuna inversión o un malgasto.

Y es que hay prendas cuyas características, exigencias o posibilidades, te hacen vacilar entre invertir en ellas tu dinero o buscar alternativas algo menos efectista pero más efectivas y económica aunque a veces suponga incluso sacrificar algo de calidad.

Hace algunas semanas la compra de un top para la graduación de mi hijo me hizo caer en la cuenta de ello y tras varias idas y venidas a la tienda, acabé cogiendo lápiz y papel y elaborando esta lista.

Está compuesta por prendas que suelen presentarme ciertas dudas razonables y que a la hora de la verdad me hacen dudar entre comprarlas o sujetar la cartera y reservar mi dinero para mejor ocasión.
shopping
Como sospecho que no es algo que me ocurre exclusivamente a mi, aquí te la dejo.

Comparto contigo igualmente las conclusiones a las que en cada caso he llegado.

Escatimar o no escatimar a la hora de comprar… esa es la cuestión.

Ropa interior

A pesar de que en los últimos años han ganado un gran protagonismo, la ropa interior sigue siendo la hermana pequeña a la hora de vestirnos.

Y no es que no nos gastemos una pasta en sujetadores, braguitas y lencería en general pero… en la mayoría de los casos pasa exactamente lo mismo que con el resto de la ropa.

Te dejas llevar por los gustos, las tendencias y las modas olvidándote en muchos casos de qué es lo que necesitas. Qué es exactamente lo que te queda bien.

Cómo ya te conté en este post, según una de las principales marcas de lencería internacional,el 80% de las mujeres lleva un sujetador equivocado.

Y como también te he dicho muchas veces, si la ropa interior no te sienta como un guante es imposible que la exterior te quede bien.

Te aseguro que aunque este tipo de prendas no sea visible más que para unos cuantos afortunados… todo el mundo aprecia su efecto.

Mi consejo: No escatimar!!!

Vaqueros

Prenda básica de tu fondo de armario del que estoy segura tienes varios pares.

Pues bien, aunque te parezca sencillo, dar con el vaquero perfecto no es tarea fácil.

Mi recomendación es que te olvides de las baraturas, lo barato sale caro, decia mi abuela y que tras leer estos 10 consejos inviertas siempre en unos de calidad.

Mantienen su forma y conservan su color mucho más tiempo. Y a pesar de las decenas de lavados te quedarán siempre bien.

Mi consejo: No escatimar!!!

Rebecas y jerseys de punto

Aunque yo soy partidaria de la calidad ante todo, en este caso no me ha queda otra que claudicar.

Tras muchas compras y múltiples decepciones he tenido que renunciar a los jerseys de lana pura y a los de cachemir.

Sus fibras delicadas y suaves se transforman en antiestéticas pelotitas por el simple roce con otras prendas y complementos.

Y cualquier mancha, transpiración incluida, se fija de tal manera a su delicado tejido que en ocasiones ni la limpieza en seco es capaz de acabar con ellas sin deteriorar la prenda.

El mercado ofrece multitud de alternativas, quizá no tan bonitas, pero infinitamente más baratas y menos exigentes.

Mi consejo: Ahórrate el dinero!!!

Medias

Otro de esos básicos que hay que tener pero en los que no conviene gastar ni un céntimo más de lo estrictamente necesario.

No soy especialmente desastre con esta prenda pero reconozco que aun sin llegar a romperse no dan la talla más allá de 4 o 5 puestas.

Una uña poco pulida, el roce de la falda o el pantalón o un estirón algo más brusco de lo normal y… ¡carrera al canto!.

Aprovecha las ofertas o rebajas para equiparte para la temporada y…

Mi consejo: Ahórrate el dinero!!!

Blazer

Tanto para completar un estilismo de diario como para dar un toque de estilo a uno casual, tienes que tener un blazer de calidad en el armario.

Un blazer siempre redondea tu look y da elegancia al conjunto.

Mi consejo: No escatimar!!!

Zapatos

Más de lo mismo. Un calzado de poca calidad te arruina el loook.

Un buen zapato, de piel, aumenta la categoría de tu vestido de mercadillo.

Esta observación funciona exactamente igual con bolsos y cinturones.

Mi consejo: No escatimar!!!

Joyas llamativas

Que te dejes el sueldo en tu anillo de boda, unos bonitos pendientes o en un reloj clásico está justificado.

Que lo hagas en joyas demasiado llamativas… ¡no tiene perdón de Dior!

Al igual que ocurre con las prendas de vestir, lo clásico y minimalista envejece menos y mejor que cualquier pieza demasiado original y vistoza.

Si quieres dar un toque de estilo y personalidad a tu look con una pieza fuera de serie, recurre a la bisutería.

Encontrarás piezas igual de efectistas que no te dolerá jubilar la temporada que viene.

Mi consejo: Ahórrate el dinero!!!

Abrigos

Un básico que en invierno y salvo en Canarias, llevarás a diario.

Un buen abrigo es tan imprescindible como un buen zapato.

Si no puedes permitirte más que uno, ya sabes… corte clásico, color neutro y de calidad. ¡Te hartarás de llevarlo!

Mi consejo: No escatimar!!!

Prendas para ocasiones especiales

Sin lugar a dudas los mayores cadáveres de tu armario.

¿No resulta incongruente que sea precisamente en prendas que apenas llevarás en un par de ocasiones en las que te gastes más pasta?

Una ocasión especial es por definición algo poco común así que cambia el chip y gasta en vestidos, zapatos y bolsos para estas ocasiones el menor dinero posible.

Ya tendrás ocasión de gastarte el dinero en prendas más rentables, a las que les vas a dar más marcha, que te vas a poner a diario.

Mi consejo: Ahórrate el dinero!!!

Seguro que tu como yo tienes alguna prenda o complemente que suele plantearte dudas razonables a la hora de comprarla ¿Me cuentas cuál es?

Un beso,
Firma personalizada

[br top=”40″]
banner ebook 2
[br top=”10″]

Pin It on Pinterest