Quizá fue el efecto rebote de 8 años llevando vestido a diario pero cuando me liberé del uniforme no volví a ponerme uno en décadas.

Los pantalones, en todas sus versiones, se convirtieron en mi prenda favorita. Ya fuese invierno o verano siempre tenía a mano un modelo perfecto para la ocasión.

Sin embargo, con el paso de los años he vuelto a cogerle gusto a enseñar las piernas.

Poco a poco los vestidos especialmente se han ido haciendo un hueco en mi armario hasta el punto de que en cuanto empieza a hacer calor destierro los pantalones completamente.

Pese a las altas temperaturas y la humedad del verano sé que a muchas les cuesta dar una oportunidad a los vestidos.

Céeme, si encuentras tu modelo te convencerás de las múltiples ventajas que tienen frente a los pantalones.

Si eres de las que todavía recelan de los vestidos frente a los pantalones te enumero algunas a ver si te convencen…

5 ventajas llevar vestido frente a pantalón en verano.

1. Frescor.Creo que este punto no tiene discusión…

Por muy fresco que sea el tejido en el que está confeccionado el pantalón, por muy sueltos o cortos que sean… llevar la piernas al aire y que te entre fresquito por debajo de la falda, cuando corre, no tiene precio.

2. Comodidad. Es cierto que para ir al campo, pasear por la montaña o realizar otro tipo de actividad al aire libre los pantalones son más prácticos pero si eliges un modelo de de vestido que no sea muy entallado, con algo de holgura y de un largo adecuado, las posibilidades de llevarlo aumentan considerablemente.

3. Vestirte facilmente. Vestido, zapatos, bolso… ¡lista para salir. No necesitas hacer ningún pensamiento más. No tienes que comerte el tarro con combinaciones y mezclas. Estas vestida en 2 segundos.

4. Innovar… los pantalones los llevamos siempre, todas, a diario. Los vestidos de dan oportunidad de cambiar de look y de verte distinta a las demás.

5. Tus mejores aliados a la hora de disimular un kilillo de más, al tripilla cervecera, un aumento de peso…

Lo que en el caso te los pantalones te obligaría a cambiar de talla o martirizarte yendo embutida queda oculto bajo un vestido.

6. Sientan genial a todas. Da igual como sea tu cuerpo, tu talla o figura, los vestidos son como los colores, siempre hay un modelo que te sienta de maravilla

siempre y cuando aciertes con el modelo que ama tu cuerpo y tus curvas y es capaz de disimular lo que no te gusta tanto.

Un vestido para cada silueta

Como no se trata de acertar sino de tener claro cómo debe ser tu vestido perfecto, con el que te veas atractiva y guapa, tienes que empezar por averiguar cómo es tú silueta

y luego, estos ejemplos que te dejo a continuación te servirán de guía.

Las rebajas son un buen momento para animarte a probar con los vestidos si todavía no lo has hecho.

Con las pistas que te he dado seguro que no te costará mucho dar con tu vestido perfecto.

Si a pesar de todo sigues si estar convencida solo me queda echar mano de la última y más contundente ventaja para mi…

  1. Si hay una prenda femenina y sexy por definición es un vestido. Tenlo en cuenta y utilízalo cuando la ocasión lo requiera.

Partidaria o no de los vestidos espero leer tu opinión aquí abajo.

Recuerda que cualquier duda o cuestión sobre este posts las resolveré desde el apartado de comentarios y NUNCA por email.

De esta forma mi respuesta estará visible para todas y podrá ser de utilidad para otras.

Pin It on Pinterest