Si hay algo duro tras las vacaciones, además por supuesto de ajustarnos a horarios, olvidarnos del chiringuito y las cañas o renunciar al dulce placer de no hacer nada es…

¡Tener que vestirnos!

Atrás quedaron los días en que nuestro mayor problema era elegir el bikini que nos poníamos.

¡Las cholas, el bañador y el pareo son ya parte del pasado!

Sin embargo el verano no ha acabado. El termómetro no baja de los 30 grados y para las que el final de las vacaciones coincide con la vuelta al trabajo es panorama se vuelva más deprimente aún.

Conseguir mantener tu imagen profesional sin sudar la gota gorda parece misión imposible.
Look frescas y profesionales 1

Porque por muy relajado que sea el dress code de tu empresa y puesto de trabajo, incluso aunque no lo tenga, hay ciertas prendas y estilos que están fuera de lugar si quieres que tu imagen transmita profesionalidad, credibilidad y respeto.

Recuerda que tu forma de vestir es tu carta de presentación.

¿Qué me pongo entonces para ir a trabajar?

5 recomendaciones para mantener una imagen profesional sin asfixiarte.

1.Evita enseñar demasiada piel

Por mucho calor que haga, por muchas ganas que tengas de lucir tu bronceado,los escotes llamatios, los tirantes estrechos y las mini faldas y bermudas están fuera de lugar.

Las prendas lenceras y muy caladas también.

No se trata de ir tapada como una monja pero si de guardar cierta compostura

Tu vestimenta dice a los demás que tipo de mujer eres y cómo trabajas.

Algo parecido ocurre con el calzado. Las sandalias son la opción más fresca, apuesta por modelos que no dejen el pie demasiado desnudo. Las de tirita única y estrechita mejor para la noche.

Deberás prestar especial atención al estado de tus pies. Procura lucir una pedicura impecable.
Look frescas y profesionales 2

Las manoletinas y los zapatos de salón son también una estupenda alternativa.

2.Presta atención al tejido

Elegir prendas confeccionadas en tejidos con al menos en un 50% de fibras naturales en su composición te garantiza además de una mayor sensación de frescor más comodidad.

El algodón, el lino, la seda fría… son perfectos.

También puedes optar por tejidos sintéticos de nueva generación igualmente ligeros y frescos.

¡Echa un vistazo a la etiqueta antes de comprar cualquier prenda!

3.Olvídate de los pantalones

Es el momento de lucir vestidos y faldas.

Son una opción muy femenina y además varias un poco… ¡Tienes todo el invierno para llevar pantalones!

Si no puedes prescindir de ellos te aconsejo que recurras, siempre que te sienten bien, a los tipos palazzo. Son frescos, elegantes y muy estilosos.
Look frescas y profesionales 4

4.Elige colores claros

Los colores claros dan menos calor que los oscuros así que echa un vistazo a tu paleta de color y asegúrate de que tonalidades son las más adecuadas para ti.

Por supuesto que puedes llevar estampados, te aportaran jovialidad y alegría, pero cuanto más discreto sea más elegante te verás.

5.Recurre a los complementos

Por muy sobrio y sencillo que sean las prendas elegidas siempre lograrás un look con más carácter y estilo con los complementos adecuados.

Sustituye el fular por algún collar ligero y discreto.

Si los anillos te resultan incómodos, las pulseras y pendientes son buenos aliados.

Cambia el bolso de piel oscuro por algún cesto o capazo de tamaño medio. Los grandes son demasiado playeros para la oficina.

Look frescas y profesionales 3

Y no te agobies, al verano le quedan 4 días y antes de lo que pensamos estaremos quejándonos del frío.

¿Qué te parecen los looks que te propongo?
¿Son adecuados para tu trabajo?

Tienes el apartado de comentarios por si quieres dejarme tu opinión.

Si te ha gustado el post, gracias por compartirlo con aquellas amigas que crees que les será de utilidad.

¡Feliz semana!
Firma personalizada
[br top=»25″]
banner ebook 2

[br top=»40″]

Pin It on Pinterest