Seguro que tu también has tenido alguna vez la misma sensación.

Te miras al espejo y no te ves como quieres.

Tu imagen te resulta aburrida, monótona, pasada de mona, sin ninguna personalidad…

Estas decidida a hacer algún cambio para verte más moderna y actual.

Juvenil sin parecer adolescente.

Elegante pero no clásica.

Sexy y femenina sin caer en la vulgaridad.

Profesional, segura, estilosa… chic.

Pero… ¿Por dónde empiezo?

No sabes cómo salir del pozo en que se encuentra tu imagen.
[hr top=»30″ bottom=»30″]
A menudo me llegan mails en los que clientas y seguidoras me plantean esta cuestión así que me he animado a realizar esta guía para que empieces a ver resultados inmediatos.

¿Qué puedes hacer para actualizar, rejuvenecer y dar a tu imagen un toque chic?

1. No copies, se tu misma.

Cómo probablemente ya descubriste en No sin estilo… cada una tenemos nuestro propio estilo, aunque muchas veces lo ignoremos o no tengamos muy claro cuál es.

Así que por mucho que Sara Carbonero, Paula Echevarria o Elsa Pataky te vuelvan loca ni te molestes en copiar su estilo.

No tienes su cuerpo, sus características físicas ni su edad.

No serás más que una mala copia en la que te resultará difícil encontrar alguna de las características que tanto aprecias en el original.

¡Se tu misma!

Puedes inspirarte en ellas pero siempre adaptándolo a tus necesidades y características.

Conócete, descubre lo que mejor te sienta y poténcialo al máximo.

2.Viste según tu edad

Conseguir una imagen actual, juvenil y fresca no significa que tengas que vestirte como una quinceañera…

Por muy bien que te estés, aunque conserves la talla de hace 20 años, hay prendas para las que ya se te pasó el arroz..

No existen reglas respecto lo que puedes o no vestir a cada edad. Ya sabes que bajo mi punto de vista no hay nada prohibido pero…

Faldas extra minis, ombligo al aire, vestidos tan entallados que apenas puedes respirar o moverte no son, a priori, la formula más acertada para conseguir rejuvenecer.

Y corres el riesgo de resultar vulgar y ridícula.

Qué algo se lleve, que sea lo más de lo más de las tendencias actuales tampoco es motivo suficiente para que te lo pongas.

Mi consejo es que antes de salir te mires al espejo con objetividad y te dejes llevar por el sentido común. Si dudas recuerda que menos es más.

3.Elige tu talla.

Ir embutida no te quitará años.

Las estrecheces ni rejuvenecen ni adelgazan. Son vulgares.

Viste siempre tu talla y vigila de cerca el largo de las prendas.

Las blusas, tops o camisetas excesivamente largas puede que te tapen el culete pero no lo disimulan. Al contrario, lo hacen parecer más voluminoso y acorta tu silueta con lo cual perderás esbeltez y por tanto juventud y frescura.

Faldas y vestidos demasiado largos te ponen años y dan a tu imagen un aspecto serio, clásico y monjil.

Viste tu talla, entallada pero sin apretaduras que te impidan los movimientos y te hagan sentir incomoda, y te veras siempre estilosa, femenina y actual.

4.Ponte tacones.

Y no solo para ocasiones especiales… ¡a diario!

Aunque lo tuyo sea el zapato plano prueba con algo de tacón, 5/7 cms., cuñas o plataformas para empezar.

No solo te verás más estilizan, también más feminidad y chic.

Los tacones hacen que cualquier look se venga arriba. Aportan igualmente juventud y seguridad.

5.Apuesta por el color.

El color da frescura, alegría y vitalidad… ¡Ya está bien de tanto negro!

¡Es elegante, combina con todo y estiliza! pero puede hacerte parecer mayor, demasiado seria o distante y está demasiado visto.

La primavera y el verano son estaciones perfectas para que te inclines por un total look en magenta, rojo, naranja, violeta.

Echa un vistazo a tu paleta de color y decídete por los que más te favorecen.

Si te da un poco de miedo empieza combinando neutros: blancos, negros, grises con tonalidades luminosas que aporten jovialidad, dinamismo y cercanía a tu imagen y personalidad a tu look.

Cuando tengas o quieras vestir de oscuro recuerda que el negro no es la única opción.

El verde bosque, chocolate, marsala, azul marino son tonalidades con las que puedes conseguir prácticamente los mismos objetivos.

Tu paleta estrella te sacará de dudas.
tumblr_nsmkt8GySI1utyetdo1_1280

6.No tengas miedo a los estampados.

Los estampados son la mejor herramienta para acabar con una imagen monótona, aburrida y seria.

Proporcionan dinamismo, movimiento, agilidad y mucho carácter… además de ciertas dosis de riesgo.

Aunque aportan algo más de volumen que los colores lisos disimulan mejor que ellos los michelínes y las imperfecciones de la silueta.

Si temes llamar mucho la atención, opta por estampados pequeños y discretos frente a los más grandes y llamativos.

O empieza por introducirlos en tus complementos… ¡Verás cómo cambia tu aspecto!

Las rayas, animal print, lunares, escocés que se han convertido en auténticos clásicos así que son perfectos para las menos valientes.

Para lograr una imagen rompedora, atrevida y absolutamente tendencia atrévete a combinarlos…
c1f35a2dcdbaacca5a3c603391f8318e

7.Prueba cosas nuevas.

Si llevas años con lo mismo y no te funciona ¿No crees que ha llegado el momento de probar otras opciones, de cambiar?

Nuevos colores, distintas prendas, diferente forma de combinar lo que tienes… habrá cosas que funcionen y otras que no pero si no lo intentas no lo sabrás nunca.

Saca de tu cabeza prejuicios y date una oportunidad. Estoy segura de que te sorprenderán los resultados.

Eso sí, asegúrate de no hacer los experimentos en momentos en los que necesites estar radiante.
tumblr_o6m4w2YYo81t6ormzo1_500

8.Mezcla estilos.

Las prendas de vestir y complementos deben ser una inversión, nunca un gasto por eso es tan importante que saques partido a lo que te compras.

Cuanto más te lo pongas más rentable será tu inversión.

Todo sirve para todo, depende de cómo lo combines.

Así que salvo que se trate de una prenda muy, muy especial pon a trabajar tu imaginación o echa un vistazo a Qué me pongo hoy…

Convéncete de que la falda de lentejuelas que te compraste para fin de año la puedes llevar a diario con una camisa escocesa o vaquera y un botín bajito.

Te aseguro que no es ninguna excentricidad y que muchas de tus amigas te copiaran el look.

¡Lo sé por experiencia!

9.Cambia de peinado.

No hace falta que imites a Rhiana pero nada rejuvenece y actualiza tanto como un cambio de peinado, corte o color.

Recuerda que el negro endurece mucho las facciones y resalta las patas de gallo y líneas de expresión.

Apostar por el pelo blanco, y acabar con la esclavitud del tinte, es otra opción pero tiene que estar muy en armonía con el corte y con tu personalidad. No a todo el mundo sienta bien.

Los flequillos rectos y melenas lisas a lo Cleopatra pasados los 40 envejecen mientras que las melenas onduladas aportan dinamismo y juventud.

Habla con tu estilista. Estoy segura de que entre las dos encontrarán un estilo para tu cabello capaz de expresar tu momento vital.

A veces un simple cambio de raya supone una gran diferencia.

10.Un poco de maquillaje.

Lo de la cara lavada está muy bien a los 20 y a los 30 pero a partir de los 40 no es suficiente.

Los años, las hormonas, el tabaco, el sol… han hecho que tu piel pierda elasticidad, hidratación y espesor.

Además de los cuidados propias a base de cremas necesitarás al maquillaje para disimular ojeras, lineas de expresión, manchas y arrugas…

Y para acabar con el tono cetrino que la piel adquiere con el paso del tiempo.

No es necesario que vayas pintada como una puerta…

Un poco de eyeliner, rubor en las mejillas y brillo labial te aportarán frescura, luminosidad y un aspecto más sano.

Ahora dime… ¿Por dónde vas a empezar?

Espero tu comentario a continuación.

¡Feliz semana!
Firma personalizada
[br top=»25″]
banner ebook 2

[br top=»40″]

Pin It on Pinterest