Con la llegada de la primavera, el buen tiempo y las flores llega también el momento de editar tu armario.

Si guapa, has leído bien.

He dicho editar.

O lo que es lo mismo…

Revisar, Seleccionar, Eliminar y Ordenar
tu armario.

Algo sustancialmente distinto a lo que tu haces y que acertadamente denominas Cambio de Ropa o Cambio de Armario.

No es que me haya vuelto una purista del lenguaje y pretenda ir más allá que Google con su polémica iniciativa de cargarse los textos con faltas de ortografía, pero créeme, existe un abismo entre cambiar y editar tu armario.

La primera es una tarea monótona, aburrida y cansada a la que no sacarás ningún provecho.

Idas y venida al trastero, descolgar y colgar prendas,vaciar y volver a llenar cajones, un palizón de mil demonios y al final… más de lo mismo.

Un armario a petar de nada que ponerte.

O acaso…

    ¿Estas segura de que todo lo que hay en tu armario te sirve y está en perfecto estado?

[br top=”10″]

    ¿Todo lo que tienes te favorece y te hace sentir guapa, segura y a gusto?

[br top=”10″]

    ¿Sabes qué deberías comprar para dar a tu imagen un aspecto actual, juvenil y chic?

[br top=”10″]

    ¿Has hecho un listado de prendas básicas que necesitas renovar?

[br top=”10″]

    ¿Tienes idea de cómo combinar tus prendas y complementos para asistir a cualquier tipo de acto o evento?

[br top=”10″]
De acuerdo. Ya tienes la ropa de primavera/verano a tu alcance pero…¿Vestirte cada día ha dejado de ser un problema?

Si no es así no me extraña que estés dispuesta a continuar saliendo a la calle con medias negras de 60 dens hasta que sea humanamente insoportable o salte por los aires el manual más laxo de elegancia, estilo y glamour.

Editar tu armario es algo radicalmente distinto.

No te voy a vender ninguna moto. Ni a convencerte de que es el planazo de tu vida.

Pero cuando el resultado es…

    Un armario limpio, organizado por prendas y colores.

[br top=”10″]

    Que solo contiene ropa que te sirve, te favorece y te sienta bien.

[br top=”10″]

    En el que todo está a la vista y en un momento encuentras lo que buscas.

[br top=”10″]

    Cada prenda está colgada en su percha. Sin arrugas, sin manchas, sin un bajo descosido. Esperando a que tu elijas.

[br top=”10″]

    Para cada prenda inferior tienes al menos 3 prendas superiores.

[br top=”10″]

    Te basta con echar un vistazo para ver qué ponerte.

[br top=”10″]

    Tu ropa es versátil y te ofrece distintas posibilidades de looks.

[br top=”10″]

    No tienes prendas sin estrenar porque todo te lo pones.

[br top=”10″]

    Tienes menos ropa pero muchas más combinaciones.

[br top=”10″]

    Eres capaz de vestirte cada día sin perder horas delante del armario.

[br top=”10″]

    Te miras al espejo y te sientes guapa, con estilo y feliz…

estoy segura de que reconocerás que aunque no tengas el vestidor del anuncio de Heineken…

el esfuerzo habrá valido la pena.

Así que ánimo. Aprovecha este finde para editar tu armario.

No tiene sentido seguir conservando ropa que ni te gusta ni va con tu estilo.

Almacenando prendas que te recuerdan cada día que no tienes la cintura de hace 4 años o que no puedes comerte un trozo de pastel.

Ya sé que es doloroso deshacerte de cosas que están prácticamente nuevas.

Que te remuerde la conciencia comprobar la cantidad de dinero que has tirado.

Pero cuando dejes de trasegar ropa de un sitio a otro y te decidas a editar tu armario conservado exclusivamente aquello que te hacer realmente feliz, no habrá sitio para las lamentaciones.

Aquí puedes descargarte la infográfia que he preparado para facilitarte la tarea.

¡No te puedes quejar!

Un beso,
Firma personalizada

[br top=”40″]

Pin It on Pinterest