8 excusas para no deshacerte de la ropa que no te pones

Escrito en la categoria: Prendas

8 excusas para no deshacerte de la ropa que no te pones

Tienes mucha más ropa de la que necesitas… ¡Y lo sabes!

Cada temporada, especialmente cuando realizas el cambio de armario, juras que este año si vas deshacerte de todo aquello que ya no te pones, pero no hay manera.

Por un motivo u otro, después de echar un vistazo a tus prendas y tras una reflexión más o menos profunda, la mayor parte vuelve adentro y te encuentras de nuevo en la casilla de salida…

Con un armario lleno de nada que ponerte.

images (1)

  • Cadáveres que te complican la vida todas las mañanas porque cuanto más tienes más difícil te resulta elegir.
  • Ropa amontonada que te impiden tener una visión clara y rápida de lo que tienes y de cómo combinarlo… lo que no ves es como si no lo tuviera.
  • Prendas muy parecidas entre sí que te hacen verte y sentirte igual de aburrida, anticuada y sin estilo que siempre.
  • En resumen, un montón de cosas que no usas pero de las que, por motivos que desconoces, no te atreves a deshacerte.

    A pesar de que sabes que más ropa no significa más facilidad a la hora de vestirte, solo tienes que echar un vistazo a tu armario y cajones para comprobarlo, siempre encuentras la excusa perfecta para poner de manifiesto esa pequeña porción de Síndrome de Diógenes que con respecto a la ropa la mayoría de nosotras padecemos.

    Los seres humanos tendemos a eludir, posponer o evitar todo aquello que nos resulta complicado, difícil o nos supone dolor.

    Eso que ahora se llama procrastinar y que toda la vida a consistido en dejar para mañana lo que puedes hacer hoy.

    Lo de agarrar el toro por los cuerno cuesta.

    Y en el caso de la mujer y la ropa cuesta mucho más.

    ¿Cómo si no te explicas ese apego a seguir conservando temporada tras temporada, durante años, a veces incluso décadas, cosas que ya no te pones?

    Prendas que no te gustan, no te sientan bien, no te sirven, no van con tu estilo…

    Ocupando sitio en tu armario y haciéndote malgastar un montón tiempo cada día.

    Cuando se trata de encontrar una excusa para seguir conservando algún trapito, la capacidad creativa del género femenino es ilimitada.

    ¿Cuál es tu excusa?

    En años como Asesora de Imagen y tras decenas de Análisis de Armario realizados he comprobado que las excusas que la mayoría ponemos para justificar tanto apego, a veces irracional, a una prenda son tan respetables como débiles.

    Y salvo aquellas que responden a un motivo sentimental, en cuyo caso no cabe el debate, el resto son fácilmente desmontables.

    Por si acaso. Sin duda la nº1 en lo que a excusas se refiere y la responsable principal que no te deshagas de la mayoría de lo que no te pones.

    Por si acaso adelgazo, por si acaso se vuelve a llevar, por si acaso un día la necesito…

    Hazme caso. Si no te lo has puesto en el último año no te lo volverás a poner.

    Si adelgazas querrás ropa nueva. Si se vuelve a llevar te verás rancia. Si un día necesitas algo parecido buscarás algo más actual.

    Me ha costado un dineral. Si jubilar la ropa cuesta, cuando te has gastado mucho dinero es todavía más difícil, pero no ponértela es lo mismo que no tenerla.

    Mi consejo es que pidas consejo a tu modista y si es posible transformarla para darle un aire más actual, más ponible o que te sirva lo hagas.

    Ocasiones especiales.La mayoría tenemos alguna prenda reservada por si llega una ocasión especial, no queremos que se estropee y por eso no nos la ponemos.

    Pero a veces esa ocasión especial no llega nunca o cuando llega ha pasado tanto tiempo que la prenda en cuestión no te sirve, ha pasado de moda o simplemente ya no te ves tan estupenda como cuando la compramos.

    La ropa es para ponértela. Cuídala, pero para que tu inversión no se convierta en un gasto, en un mal gasto, pontela cuanto antes y disfrútala.

    Regalos. No te atreves a cambiar o devolver lo que te ha regalado tu chico, tu madre o tu suegra por no molestar pero si no te lo ven nunca se van a sentir igualmente decepcionados.

    En estos casos una mentira piadosa está más que justificada. Has alarde de estilo, diplomacia y mano izquierda, agradece el regalo, pero explícales que tienes algo muy parecido o sencillamente que te sería más útil otra cosa.

    Invítales incluso, si la situación es delicada, a que te acompañen a hacer el cambio, de esa forma se sentirán involucrados y quizá para otra ocasión tomen nota de lo que te gusta.

    images

    Nostalgia. El motivo por el que no te deshaces de algo es puramente sentimental y ahí, como ya he dicho antes, mis argumentos son menos efectivos. De todas formas te ánimo a que pienses porqué lo conservas.

    Guardar una prenda de cuando estabas más delgada, eras más joven o te regaló un novio puede responder a un acto de masoquismo encubierto

    Si pese a todo decides conservarlo, guárdalo en el trastero o en el altillo de tu armario. ¿Si no te lo vas a poner qué necesidad tienes de verlo a diario?

    Presión. No es tu estilo, no te gusta, no te ves… pero tu hermana, tu marido o la dependienta de la tienda te convencieron de que es lo más y de que te queda de maravilla.

    Si pese a habértelo probado mil veces no has conseguido salir de casa o has salido a regañadientes no tiene sentido que siga en tu armario.

    Es un clásico. Es cierto que las prendas clásicas se llevan siempre, que nunca pasan de moda, que son fácilmente combinables…

    Pero también se deterioran, dejan de sentarte bien o estar presentables y necesitarás renovarlas.

    En ese caso no sigas conservando una prenda que ya has sustituido por otra.

    Cambio de vida, de estilo, de trabajo. Tu ropa debe ser fiel reflejo de la mujer que eres en cada momento de tu vida.

    No hay razón para guardar ropa de cuando eras estudiante, vivías en el trópico o trabajabas en una empresa con un código de vestimenta completamente distinto al de la actual.

    Si es por puro sentimentalismo, al menos destiérralo de tu armario.

    Un repasito a esta lista te será de utilidad si realmente estas decidida a deshacerte de todos esos cadáveres que acumulas en el armario y que te impiden verte cómo quieres y vestir con estilo.

    ¿Te suena algo de esto? ¿Qué otras excusas pones tú?

    Por cierto! Esta noche tenemos webinar. Hablaremos sobre gafas de sol, sombreros, pendientes… esos complementos que tanto vas a llevar a partir de ahora y para cuya elección es imprescindible que sepas cómo es tu cara.

    Solo quedan dos plazas, si te interesa inscribete ya aquí.

    ¡Feliz semana!
    Firma personalizada

    banner ebook 2

    6 Comentarios

    1. abbie gold Responde

      yo empiezo a tirar un monton de ropa ahora mismo porque ya no se adapta a lo que me quiero poner ahora mismo

      • Maqui Bourgon Responde

        Tampoco hace falta que la dires, relasela a alguna amiga, a Caritas u organiza un mercadillo de 2º mano. Así me quite yo un montón de cadáveres, recupere algo de dinero y volví a invertir en cosas con las que me siento más a gusto.
        Te aseguro que siempre hay alguien a quien lo que a ti ya no te vale le viene de maravilla.

    2. Montserrat Responde

      Yo soy de las por si adelgazo, por si un día, por que me lo han regalado vamos que me identifico con todas

      • Maqui Bourgon Responde

        El por si acaso es un peligro. Total, para como decía en el post, al final si esa ocasión llega te miras al espejo y no te ves… Hay que conservar la ropa cuanto más mejor pero siempre que te la pongas de otro modo roba sitio en tu armario y te complica la vida Montse.

    3. Patricia Alonso Responde

      Holaaaaa aunque yo prometí hacer una buena limpieza y lo puse en mi blog: http://andaduras-pat.blogspot.com.es/2015/06/pelearse-con-el-armarioo-con-la.html?m=1

      esta ha sido la definitiva!!! Han sido dos dias de locos pero no ha habido prenda k no me haya probado!!! Resultado: un armario más despejado, más claras mis preferencias y mi hermana Lauri k le he encantado todo lo que le he dado!!!! Estoy feliz!!!!! graciasss x darnos esa fuerza Maqui!!!

      • Maqui Bourgon Responde

        Me alegro haberte sido de utilidad pero todo el merito es tuyo. Hace falta mucho ánimo y coraje para hacer lo que has hecho. Y desde luego que me imagino la cara de felicidad de Lauri.

    Deja una respuesta

    TU TAMBIÉN PUEDES SENTIRTE ASÍ
    El problema no es tu talla, peso o edad… es tu ropa. Y aprende a vestirte para sentirte atractiva.
    Tu información no será compartida con nadie.